Páginas

sábado, 20 de marzo de 2010

POZA DA MOURA

Cuentan, y a lo mejor es verdad, que hace muchos muchos años, a las tierras de Domaio, en el municipio de Moaña, a la orilla de la Ría de Vigo llegó un moro con su bella hija. La hija se enamoró de un campesino del lugar y solían encontrarse en este sitio. Un día el padre de ella los sorprendió y contrariado mató al muchacho tirando su cuerpo a la poza, la hermosa y enamorada mora se lanzó detrás sumergiendose para siempre en las profundidades.



Cuentan también, y hay quien asegura que es muy cierto, que en las noches de verano en la poza se escuchan los lamentos de la mujer rota por el dolor. Hay incluso lugareños que van más lejos, y dicen que en la noche de San Juan puede verse a la chica, desnuda, preciosa y fuera del agua peinando sus largos y sedosos cabellos.